Historia y Construcción: Puente Romano de Alcántara

Existen hoy en día una gran cantidad de puentes romanos sobrevivientes en una gran cantidad de naciones, sin embargo es a mí parecer el Puente de Alcántara en España (que si bien es un puente Romano su nombre proviene del árabe y significa El Puente) uno de los más hermosos y más espectaculares de todos, por lo tanto me trae gran placer escribir este primer artículo acerca del mismo. Es necesario, en todo caso, hacer una pequeña introducción histórica para situarse en la época y situación de la construcción del puente.

Luego de la muerte del emperador Nerón Claudio César Augusto Germánico el año 68 d.C., más conocido históricamente como simplemente Nerón, el Imperio Romano cayó en una especie de Anarquía marcada por varios golpes de estado. Esto se debe a que con la muerte de Nerón murió la dinastía Julio-Claudia (comenzada por Tiberio Claudio Nerón, más conocido como simplemente Tiberio, el primer verdadero emperador de Roma) y el imperio, a estas alturas completamente afianzado, se quedó sin heredero. El hombre que logró salir victorioso de esta especie de guerra de sucesión fue Tito Flavio Vespasiano (conocido como el Emperador Vespasiano), quien fundó la segunda dinastía del Imperio Romano, la dinastía Flavia. Esta dinastía duró hasta la muerte del Emperador Dominiciano el año 96, sin embargo cuando muchos se temían una nueva época de luchas por la sucesión no ocurrió tal cosa, ya que un hombre se impuso sin problemas sobre sus rivales. Este hombre fue Marco Ulpio Trajano (conocido como el emperador Trajano) quien ascendió a Emperador el año 98.

Es durante el Imperio de Trajano en que se construye el Puente Romano de Alcántara. Si bien en esta época se está bastante avanzado en el período del Imperio Romano, podríamos decir que el gobierno de Trajano es su apogeo, donde aún no sucede el deterioro del Imperio al hedonismo con el cual comúnmente se asocia. Si bien esta época es ya bastante distinta de la clásica República Romana, aún se mantienen muchos de sus valores y parte del funcionamiento, que son la base de la mentalidad Romana que los hizo tan fuertes en su tiempo y los llevó a conquistar el mundo. Por lo tanto sería erróneo asumir que nos encontramos en una época de decadencia en la historia Romana, sino todo lo contrario, esta época es casi una época dorada dentro la historia de Roma.

Acercándonos más al tema de interés, es necesario cerrar esta introducción histórica con un par de acotaciones acerca de esta época. Trajano es famoso por dos cosas principalmente, una es que él fue el conquistador de la Dacia (actual zona de Yugoslavia) y anexó esta misma provincia al Imperio, con lo cual se marca un hito en la historia de Roma, con esta provincia el Imperio Romano alcanza su máxima extensión en la historia, nunca antes controlaba Roma tanto territorio y nunca más controlará más. La segunda característica del gobierno de Trajano son la gran construcción de obras públicas, sin duda que sus obras más famosas están dentro de Roma misma como lo son la Columna de Trajano, el foro Trajano y el mercado de Trajano. Sin embargo Trajano no era oriundo de Roma sino que su familia provenía de Itálica (ciudad dónde él nació también) una ciudad ubicada en Hispania (España) a unos pocos kilómetros de Hispalis (Sevilla), por lo mismo muchas obras se construyeron en Hispania también, un hecho que pasa a veces desapercibido, pero si uno se fija en las fechas de construcción de los puentes sobrevivientes en España la mayoría provienen de la época de Trajano, sin mencionar Itálica misma que tiene un Teatro y un Anfiteatro con capacidad para más de la población de la ciudad en la época.

El Puente de Alcántara mismo fue construido entre los años 104 y 106 y se encuentra entre los puentes más bellos construidos por los Romanos, a pesar de que su sistema constructivo no es distinto al de todos los otros puentes romanos de piedra, esto es, en base a arcos. Si bien esta estructura es bella, como buena edificación Romana existe principalmente para servir un propósito, está construido sobre el río Tajo (en la actual Extremadura, en la provincia de Cáceres). Fue construido para facilitar el transporte de material desde las minas plata en Lusitania (Portugal) a Roma misma, hoy en día ya no sirve esa función (aunque aún se encuentra en la frontera con Portugal), pero el puente es todavía utilizable aunque no es la ruta más codiciada ya que su ancho no permite el paso de dos vías, además de estar pavimentado con adoquines de piedra.

Pasemos ahora al sistema constructivo mismo, como ya dije el puente está hecho a base de arcos, como todos los puentes romanos de piedra conocidos, sin embrago sería un error pensar que estuvo hecho de la misma forma que todos los otros puentes romanos. Muchas veces se tiende a catalogar las épocas de forma estereotípica, entonces cuando uno habla de Roma es fácil imaginar una Roma atemporal que mantiene toda su cultura durante su historia, pero en el período en cuestión Roma ya tiene 800 años de historia y sería muy ingenuo pensar que en 800 años no ha habido ningún avance ni cambio, de hecho la Roma del 700 a.C. es diametralmente distinta a la del año 100. Lo mismo sucede con la tecnología, ésta también va a avanzando con el tiempo y no es posible decir que todos los puentes romanos se construyen de la misma manera siempre, obviamente existe un claro avance tecnológico en su construcción. De hecho uno de los puntos fuertes de los romanos era su capacidad de innovar tecnologías, además de asimilar otras superiores sin asco, a esto le deben gran parte de su éxito en la historia. Puedo incluso dar una anécdota como ejemplo para reforzar este punto, en la primera guerra púnica (264 – 241 a.C.) los romanos se enfrentaron en una gran batalla naval a los cartagineses en la cual fueron brutalmente derrotados, ya que los cartagineses (grandes navegantes) tenían barcos muy superiores a las barcazas romanas, sin embargo los romanos lograron capturar un barco enemigo en esta batalla, con él copiaron su diseño y además le hicieron una mejora (la adición del corvus) y luego procedieron a ganar el resto de las batallas navales y eventualmente la guerra. En el caso de nuestro de nuestro puente podemos decir que fue construido con casi la máxima tecnología que alcanzaron los romanos en esta área (digo casi porque sería nuevamente ingenuo pensar que no hubo avances en el área en 300 años más).

Longitud 194m - Ancho 8m - Altura 71m (gálibo)

El proceso constructivo mismo del puente es bastante simple bajo estándares modernos , sin embargo éste no deja de ser efectivo. El puente consiste de seis arcos (todos de distinta altura) apoyados sobre 5 cepas dos de ellas fundadas dentro del lecho del río mismo. Un gran avance que tenían los romanos de la época era un cemento natural, hecho de casi los mismos materiales que el más refinado cemento de hoy en día. Éste era básicamente cal, mezclada con puzolana (por lo que podríamos decir que equivale a un cemento puzolánico de hoy en día), con el cual luego hacían un mortero básico mezclándolo con agua y arena. La gran gracia de este mortero es que era casi el único en la antigüedad que era resistente al agua y no se desintegraba con el paso de ella, lo cual lo hacía ideal para las fundaciones de puentes. En particular este mortero se ocupó en las dos fundaciones hechas sobre el lecho del río y el sistema utilizado es muy similar a uno de los sistemas utilizados para fundar sobre ríos hoy en día. Éste era simplemente hacer un dique cerrado apuntalando tablones de madera dentro de el lecho del río (generalmente en doble fila), luego se impermeabilizaba el dique utilizando arcilla para sellar las uniones de las tablas. Con el dique sellado al agua era posible drenar el agua dentro del dique con algún tipo de sistema, que podría variar de esclavos sacando agua con baldes a utilizar un más avanzado sistema de bombas con un molino de agua que aprovechaba la corriente del mismo río. Una vez vaciado el dique era posible excavar el terreno suave del lecho y llegar a un sello de fundación más apto (no olvidemos que en España la mayoría de los suelos son arcilla por lo tanto era imperativo retirarlos antes de poder fundar), por último el dique se utilizaba de moldaje y se llenaba con el mortero puzolánico logrando la fundación para una cepa. Alternativamente en otros ríos donde la roca estaba en el lecho o el terreno era bueno, se hacía este mismo dique y se llenaba de inmediato con mortero que desplazaba por peso el agua hacia fuera. El punto débil de este sistema es que muchas veces no se podían apuntalar los tablones tan profundo como era necesario para llegar a un sello de fundación apto y con el tiempo las cepas podían sufrir deformaciones que era letales para la estructura de arcos perfectamente alineados, de hecho es esta la razón principal de por qué muchos otros puentes romanos no sobreviven hasta hoy.

Para terminar la infraestructura del puente se utilizaba el sistema que tanto he mencionado ya, la albañilería de roca para formar arcos autosoportantes. Este sistema es el más utilizado por los romanos en la mayoría de sus edificaciones (era bastante típico de los romanos utilizar una actitud del estilo “Si no está malo no lo arregle” por lo mismo se ve mucho la repetición en todo tipo de elementos confeccionados por ellos, no en menor medida la edificación) y era llamado por ellos el Opus Quadratum, que significaría literalmente el poco original nombre de Trabajo en cuadrados. El mismo mortero utilizado en la fundaciones podía ser utilizado como mortero de pega en las albañilerías y en muchos casos así se utilizaba, sin embargo este no es el caso de este puente en el que las piedras están tan perfectamente dimensionadas que se acoplan entre ellas a la perfección sin necesidad de mortero. Si pensamos que el puente tiene seis arcos de distintas dimensiones cada uno, podemos darnos cuente que el dimensionado de las piedras fue un trabajo no menor. Para colocar estas piedras (cuyo peso promedio es alrededor de las 8 toneladas cada una) se utilizaba un sistema de poleas y huinches que hacían las veces de una grúa, éstas eran comúnmente colocadas sobre una estructura de madera (similar a un andamio moderno) que era fácilmente armable y desarmable para ser movido de un lugar a otro. Finalmente las cuerdas de éstas poleas eran tiradas usualmente por bueyes, lo cual es casi seguro en el caso de este puente en particular, ya que un esclavo por fornido que sea no puede izar 8 toneladas el solo. Los arcos funcionan a grandes rasgos de una forma que hace que el peso sobre ellos aprete la estructura entre si y haga funcionar a los elementos en compresión en vez de tracción que es la solicitación usual para vigas. Para lograr esto la alineación de los elementos es fundamental, por lo tanto es de pensar que los topógrafos y trazadores de los romanos eran de excelente calidad ya que su labor era fundamental en el confeccionamiento del arco, además la clave del arco (la piedra superior) tenía que ser siempre la última en colocarse ya que ésta afianzaba toda la estructura y le daba al arco sus propiedades, por lo mismo se tenía que utilizar una estructura de soporte provisoria (probablemente de madera) en el resto del arco para poder sostenerlo antes de la colocación de la clave, en un puente de 50 metros de alto esta estructura no es menor y probablemente existía un cálculo especial para ella.

De la superestructura del puente no hay mucho que decir, es probable que sobre los arcos se haya colocado un estabilizado de un material granular y sobre él se pavimentó con adoquines de piedra, nuevamente éstos afianzados sin mortero de pega sino que por su forma. En cuanto a la mano de obra es de pensar que la mayoría de ésta hayan sido esclavos, si estamos hablando de una época en que los romanos seguían conquistando provincias es probable que aún haya existido un mercado grande de esclavos (muchos de ellos especializados en alguna tarea en particular) ya que la mayoría de los esclavos en Roma eran extranjeros capturados en batalla o al tomar ciudades. Sin embargo esto no quita que no se haya trabajado con algún tipo de seguridad, si bien los esclavos no eran personas completas a ojos romanos, éstos si eran un bien preciado y no barato, por lo tanto era lógico cuidar la inversión, sin duda en esta obra ocurrieron accidentes tal vez más de uno fatal, pero les aseguro que cada uno de ellos le dolió tanto al inversionista en el bolsillo como a una constructora moderna, por lo mismo es lógico pensar que los esclavos eran cuidados por sus dueños y no trabajados hasta la muerte como se muestra en las películas. De hecho es probable que más de alguno de los jefes a cargo de la obra haya sido esclavo también, no era raro en la época que un extranjero con conocimientos útiles se hiciera voluntariamente esclavo para recibir paga y alojamiento seguros (esto era así particularmente en el caso de los pedagogos, en su mayoría griegos y en servicio de una familia en particular).

La construcción de este puente duró alrededor de 2 años, lo cual es bastante tiempo bajo nuestros estándares, sin embargo no es un plazo descabellado tampoco, considerando los medios disponibles y el tipo de construcción que es. No hay duda de que los romanos eran bastante eficientes en todas sus tareas y eran capaces de hacerlas todas en un corto plazo y con buena calidad, César construyó un puente de madera sobre el Rin (un río de 100 metros de ancho) en 10 días, y luego lo desarmó en dos.

Siempre se pueden aprender lecciones de la historia que podemos aplicar en nuestras vidas y el Puente de Alcántara no es la excepción. Los romanos eran famosos por su eficiencia y su pragmatismo, sin embargo eso no los detiene a la hora de construir un puente que sea de los más bellos de la época, el puente sin duda cumple una función específica, pero eso no significa que no puede hacerse con un diseño agradable, este puente nos hace ver que lo útil también puede ser bonito. Por lo tanto nuestros arquitectos pueden aprender de este puente y darse cuenta que si bien se pueden maximizar los metros cuadrados no necesariamente se puede hacer haciendo un edificio cuadrado exactamente igual al anterior. Lo que más me llamó la atención de este puente, sin embargo, es una placa en él escrita por el arquitecto/ingeniero/constructor del mismo, Cayo Julio Lacer (probablemente descendiente de algún liberto de la familia Julia), ésta reza “Un puente que permanecerá en pie por los siglos del mundo” y denota una visión totalmente distinta de la construcción que nosotros hemos lamentablemente perdido. En aquella época la construcción era un arte, una actividad respetada y que llenaba de gloria a los que participaban en ella, hoy en día es un negocio y como buen negocio sólo se trata de ganar dinero de cualquier forma posible. A Cayo Julio Lacer se le encargó construir un puente con un presupuesto, pero dentro de ese presupuesto él pensó en hacer una construcción hermosa y durable pensando más allá de lo que podría ganar en el momento sino que lo que podía dejar como legado, sin duda ha logrado su objetivo y tiene mi admiración por ello, su puente ha sobrevivido por casi dos mil años contra muchas adversidades y todavía seguimos estudiándolo y admirándolo . Si un puente tuviera hoy en día una placa similar ésta probablemente diría “Un puente hecho lo más rápido posible ahorrando los mayores costos y ojalá no se caiga antes de 10 años para no pagarlo”.

  • Teresita

    Hola, quería saber si no lo podían resumir en simples palabras que me describan; quién lo creó, cuándo, en cuánto tiempo y con qué fin. También necesitaría una simple descripción de las estructuras… Muchas gracias (:

CC-BY-SA-NC: Algunos derechos reservados
2010 - 2014, Santiago, Chile.